Nuevamente, como en Galicia nos encontramos ante una comunidad que no nos impide disfrutar de sus amplias estepas y sus mil y un embalses, a pesar de que muchos huyan de este destino, Extremadura demuestra que merece la pena y quiere ser visitada.

Mejor aprovechar antes de que a algún político se le ocurra una mala idea.

Quizás sea una de las comunidades más desconocidas y contiene increíbles paisajes y escondites donde refugiarnos del ajetreo, un destino perfecto para ir en furgo, ya que te encontrarás mil pantanos en los que dormir sin problema, la gente tremendamente agradable, siempre dispuestos a echarte un cable en las…llamémoslo desorientaciones (a pocos les gusta admitir que se pierden)

“Extremadura, provincias Cáceres y Badajoz”, desde bien pequeños creo que se nos quedó gravado a todos de las clases de geografía. Aunque sé que no riman, para mí tiene una rima especial.

Un dato muy curioso y llamativo es que Extremadura, es la comunidad con más bibliotecas por habitante, algo que admirar.

Y es que, ¿como no iba a estar lleno de curiosidades teniendo las dos comunidades más extensas de España?

Empezando por la primera curiosidad, a pesar de lo que muchos puedan creer, Extremadura está plagada de embalses y además contiene el más grande de España, el Embalse de la Serena y a pocos kilómetros, en el embalse de Orellana tenemos la playa de Orellana, la única playa de agua dulce con bandera azul de España. Eliminamos el mito de que en Extremadura no hay agua.

Otro “pequeño” dato curioso es que tiene el puente internacional más pequeño del mundo situado en La Codosera, Badajoz. Sé que a más de uno le están entrando ganas de cruzarlo. Nosotros no tardaremos en hacerlo.

Para más información sobre la legislación para la pernocta en España, pincha aquí.