Con sus inmensos praderíos verdes y sus calas escondidas, parece sacado de un libro de fantasía, el Principado de Asturias, no es que sea muy amigable ya que si citamos el Decreto 280/2007, de 19 de diciembre  el cual prohíbe la acampada libre y dice:

Legislación para la pernocta en Asturias

“Se entiende por acampada libre la instalación eventual de tiendas de campaña, caravanas u otros albergues móviles con intención de permanecer y pernoctar”

Aún teniendo este decreto del que podemos decir sin lugar a dudas que es discriminatorio, he viajado y pernoctado durante semanas por aquellos parajes y no me he encontrado ningún impedimento a pesar de estar la policía local y la guardia civil en las zonas de pernocta, ni me han avisado, ni amonestado.

Así que podemos decir que se puede viajar tranquilo y pernoctar sin problemas.

Tierras de joyas, después de viajar y viajar, pocos sitios me han impresionado tanto como las tierras de Asturias.

He encontrado una mezcla de paisajes, culturas y vivido historias inolvidables.

Desde los pueblos más bonitos de Asturias, como Lastres y Santillana del Mar. Hasta la peculiar playa de Gulpiyuri, una playa que se encuentra a 20 metros de la costa creada por una gruta marina; o los anonadantes Bufones de Pría, unas chimeneas creadas por la fuerza del mar a varios metros de los acantilados creando auténticas bellezas.

Como un país a parte donde en una sola frontera de un concejo te puedes encontrar la diferencia de un “prohibido comer pipas y perros” expuesto en una terraza, junto con el paseo marítimo que prohíbe perros y bicicletas al siguiente concejo que nos crea Áreas para autocaravanas al lado del faro y de la playa donde además se permiten perros… Asturias es, cuanto poco peculiar.

Para más información sobre la legislación para la pernocta en España, pincha aquí.