Desde nuestra preciosa pernocta en el Observatorio da Albuferia do Azibo comienza una pequeña ruta circular que con menos de 3 kilómetros se convierte en una de las mejores rutas de pantano que he hecho hasta el momento.

Para más información sobre la pernocta, el Observatorio y la zona, pincha aquí.

Desde el Observatorio sale un camino forestal, bastante bien conservado que nos llevará descendiendo entre brezos y árboles de pequeño tamaño hasta el borde del pantano, donde los alcornoques pintarrajean el paisaje de rojos y naranjas. Al llegar al borde del pantano, en mi caso, el cauce se había comido el camino, jejejeje.

 

Aún así, a lo Tarzán me cuelo entre las ramas y brezos para proseguir la marcha en dirección Oeste , pasamos por varios observatorios de aves en muy mal estado, ya que la crecida de las aguas se ha ido comiendo la madera de las estructuras.

Los peques lo gozan más que yo, a ellos les da igual mojarse. Y sin duda la sorpresa del día, con más que ilusión esta ruta me regala una estampa de la Rubioneta en lo alto del observatorio . La ruta discurre sin mayores problemas, hasta que llegamos al cruce, donde en mi caso el camino se queda completamente inundado y sin posibilidad de seguir, a no ser que me eche a nadar, lo cual descarto, lo mio son las rutas no el triatlón ..jajajajaa

Para más información sobre Albufeira do Azibo, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí