Desde la Playa de Merón y lugar de la desembocadura del río con su mismo nombre podemos comenzar una ruta que nos llevará por el cañón del río recorriendo la llamada Ruta de los Molinos.

 

Para más información sobre la Playa de Merón, su mapa y especificaciones, pincha aquí. Comenzamos la ruta siempre bien marcada con señales de “PR” por el margen izquierdo.

 

Mucha atención a esta ruta, ya que en varias ocasiones nos encontraremos con zonas de gran riesgo ya que los terrenos pantanosos y húmedos serán los que destaquen durante casi todo el camino. El musgo y los puentes de ríos y riachuelos podrán ser una buena maneja de pegarse un remojón.

En algunos tramos el camino se puede ver complicado por crecidas del río o árboles caídos, donde tendremos que ingeniárnoslas mientras cruzamos el río de lado a lado tratando de evitar el típico pie mojado.

 

Aunque se supone que hay muchos molinos solo podemos vislumbrar e imaginar la vida que hubo gracias a las piedras que, como en muchos otros lados, solo son restos sin ninguna forma , pero en otras épocas eras bonitos molinos trabajados con la fuerza del río.

 

Conforme hacemos kilómetros podremos ver otros mejor conservados y señalizados, hasta llegar a la civilización donde podremos continuar a través del pueblo por carretera, o volver por el mismo camino y hacer la ruta de forma lineal.

 

Como siempre va en función del estado del sendero de los molinos, lo que en ocasiones creo que compensará la vuelta por carretera.

 

Un saludo y a disfrutar.

Para más información sobre Villaviciosa, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.