Algo que me sorprende de Granada es la gran cantidad de senderistas locales que me encuentro a cada paso. Suele ser extraño encontrarte a gente local haciendo rutas o disfrutando de un día en el Río sin embargo, se puede decir que en Granada existe una mezcla entre locales y forasteros que encandila los caminos.

En este caso y uniéndome a las masas, vamos a los Cahorros, un cañón surcado por el Río Monachil que atrae a centenares de personas cada semana (por no decir cada día), pero a veces hay que infiltrarse con los humanos.

La ruta no tiene ninguna pérdida y un gran atractivo visual ya que discurre por un caminito a orillas del río, pasando cuevas, puentes colgantes, cascadas y desfiladeros.

Os recomiendo visitar la ruta entre semana para ahorraros las colas que se forman en algunos puntos (como los puentes, ya que solo soportan el paso de tres personas a la vez y hay que esperar turno).

Por otro lado, tenemos dos opciones para dejar la furgo. En la carretera General se encuentra un aparcamiento plano semidecente ( y digo esto, porque no existe mucha mas elección).

Para más información sobre el aparcamiento y su ubicación, pincha aquí.

También podemos acercarnos hasta el Merendero ( un pequeño restaurante a la entrada de la ruta), tiene un amplio aparcamiento donde podremos dejar la furgo pero sin ser caraduras, consumir algo en el local ( ni siquiera debería hacer falta decir esto…)

Os dejo mapa y especificaciones de la Ruta, es apta para niños y perros, pero cuidado con los animales y sus reacciones, no todos aceptan pasar por un puente colgante y en momentos de mucha gente puede ser peligroso.

Para más información sobre Granada, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.