Nuestro último descubrimiento y parada de Llanes es el Complejo de Cobijeru.

Este complejo incluye todo el entorno que recorre la cueva de los Ijancanos, La Playa de Cobijeru una playa interior similar a la Playa de Gulpiyuri, la Cueva de Cobijeru, y el Puente del Caballo un Arco Natural creado en los acantilados.

La ruta no llega a los 2 kilómetros entre ida y vuelta y es perfecta para cualquier público, con precaución como siempre en la zona de acantilados.

Así comenzamos dejando la furgo en Buelna, a menos de 5 metros del comienzo del camino, a unos 100 metros y a mano izquierda nos encontraremos con la Cueva de los Ijancanos, una pequeña cueva con las primeras formaciones geológicas de la ruta.

Cruzando un pequeño bosque y sin salir del sendero llegaremos a la Playa de Cobijeru, una playa de interior, similar a la de Gulpiyuri, el Mar fue erosionando el acantilado hasta crear un canal tierra adentro de unos 100 metros que terminó por hundir el terreno creando esta maravilla. A la derecha de la playa asciende un camino que nos llevará directos a la entrada de Cueva de Cobijeru. Desde arriba y echando la vista atrás el bosque que hemos cruzado despide un halo salvaje e increíble. Accedemos a la cueva y aunque los primeros metros acojonan un poco, después el camino se abre dejando a la vista miles de creaciones. Llevaremos siempre el sonido del mar como banda sonora hasta llegar a el.

Al finalizar el camino nos encontraremos con un balcón natural al mar.

Mucho cuidado con las grandes tormentas si estamos dentro de la cueva.

Deshacemos camino y nos vamos al acantilado, a lo que le llaman el Puente del Caballo. Una formación rocosa con forma de Arco por el que se cuelan las olas sonando y resonando por los valles.

Este tipo de formación, similar a Boca do Inferno en Portugal, aunque son bastante habituales, siempre nos dejan asombrados.

Para más información sobre Llanes, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.