Una ruta con un nivel medio a causa de las dificultades y peligros del terreno.

Comenzamos en dirección Sur desde la Playa de Almograve tomando el camino de tierra/arena que nos lleva bordeando la costa dejando el océano a nuestra derecha.

Los acantilados recortados impiden el acceso a la mayor parte de las playas que nos encontremos.

Con cuidado de no acercarnos mucho a los bordes y continuando en la misma dirección llegaremos al Cabo Sardao, donde giraremos a nuestra izquierda hasta encontrar el camino que los llevara por el interior de las dunas.

Aquí se encuentra la necesidad de poseer la resistencia suficiente como para caminar casi todo el camino de vuelta por arena.

A pesar de que resulta algo cansado las dunas nos permiten observar las huellas de animales y aves que las habitan.

La ruta no tiene peligro de pérdida ya que en todo momento tendremos el océano como orientación.

Para más información, rutas, pernoctas, leyendas e historias de Longeira/Almograve, pincha aquí.