En la parte más Oriental de Asturias se encuentran las ruinas de la Iglesia Romana de Santa María de Tina.

Podremos acceder a ella caminando menos de dos kilómetros desde el aparcamiento del Encinar de San Emeterio que nos dará acceso a al Faro de San Emeterio, a la Cueva del Pindal y finalmente a las Ruinas de la Iglesia Romana de San Emeterio.

Para más información sobre el aparcamiento, pincha aquí.

Aunque no soy de historia religiosa, la falta de fuentes documentales llama mi atención sobre este lugar y un paseíto no hace daño a nadie.

De ella solamente queda el esqueleto.

Para más información sobre Ribadedeba, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.