Un lugar privilegiado en términos paisajísticos e históricos.

Este sitio fue utilizado a lo largo de la historia como refugio para los barcos que subían la difícil costa alentejana.

La isla con el mismo nombre, contiene interesantes vestigios arqueológicos, en particular, de la época romana.

Desde la playa en época de verano se puede acceder a la Isla donde se encuentra el Fuerte de Santo Alberto de Pessegueiro, estudios remontan la ocupación de la Isla y de su fuerte a épocas Cartaginenses.

En el acantilado junto a la playa está erigido el Fuerte de Nossa Senhora da Queimada do Pessegueiro.

Construidos durante la época Filipina, éstos dos Fuertes estarían unidos por un paso de piedra. Aunque están considerados Patrimonio Nacional, actualmente están abandonados. Playa vigilada con nadadores-salvadores.

Tiene apoyos de playa, aparcamiento, limpieza del arenal y recogida de basura. Tiene restaurante.

Para más información sobre las zonas de pernocta y rutas de Portocovo, pincha aquí.