Llegamos a la Playa o Praia Boca do Río, donde se encuentran las ruinas de una importante villa romana, de la cual aún se pueden percibir los vestigios de mosaicos, balnearios, almacenes, una fábrica de salazón y dos necrópolis.

También se pueden ver pozos de sistema de riego musulmanes que aprovecharon el agua dulce que venía de la confluencia de las riberas de Budens y Vale de Barao.

Hacia el Este, en Punta Almádena se puede visitar un Fuerte con su mismo nombre que goza de una de las mejores panorámicas de la costa.

Un lugar muy tranquilo y cómodo os recomiendo que paséis una noche en el lugar, con paciencia veréis más de un ave entrando a refugiarse al valle.

Podemos dar un bonito paseo alrededor de la playa y sus acantilados pero mucho cuidado con acercarse a los bordes, ya que el viento y el oleaje maltratan tanto los acantilados que podríamos terminar cayendo con un cacho de tierra al mar.

Si optamos por remontar el pequeño Río podremos observar a las curiosas nutrias que viven en sus aguas y aunque suelen ser difíciles de ver, tener la posibilidad de hacerlo es un regalo.

No os olvidéis que podéis contribuir a nuestro trabajo en la sección de contactos y cualquier problema que pueda surgir con la pernocta, ruego me la hagáis saber para rectificar los datos. Un saludo y a rodar.

Por aquí os dejo el mapa y la ubicación de la Playa o Praia Boca do Río.

Para más información sobre Vila do Bispo, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.