Una de las playas más accesible y con un aparcamiento inmejorable dada su amplitud.

Visitamos esa inmensa playa que llevamos observando desde nuestra parada en el Museo de Anclas de Philippe Cousteau.

La Playa de San Juan de Nieva cierra nuestro viaje por Castrillón, donde la Ría de Avilés nos volverá a hacer de línea divisoria.

Un arenal de 500 metros de arena fina y buenas olas.

Así cerramos un capítulo más de Asturias, pero no el último… punto al mapa.

Para más información sobre Castrillón, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.