Pedazo amplitud la de este aparcamiento, digno de pernocta.

Aunque la playa en su mayor parte está constituida por rocas y el baño puede convertirse en una odisea, la planicie y la ensenada natural que lo forman a hacen digna de un hueco en el mapa.

Se encuentra en la pequeña ensenada que crea la Ría de San Pedro del Mar y que da nombre a la antigua batería militar que se encuentra en su entorno.

 

 

La Batería de San Pedro está siendo conservada gracias a la reciente construcción de un Centro de Interpretación que podremos visitar para terminar de complementar la visita de la zona.

Por otro lado y no menos importante, en la zona también se suelen encontrar puestos de helados caseros, marisquerías, y restaurantes.

Para más información sobre la Comarca de Santander, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.