Una de las playa más recónditas y especiales de Cantabria, además os diré que fue mi favorita hasta que recientemente se han puesto en contacto con nosotros para advertirnos de la prohibición de aparcar en toda la senda que recorre la costa.

Por otro lado la persona que se ha puesto en contacto con nosotros que presume de ser la dueña del terreno que circunda la Playa el Madero también nos comenta con rintintín que los “perritos” están igualmente prohibidos.

Respeto y respetaré siempre las normas de circulación, pero lo de los “perritos” ya me cansa. ¿Quien se cree dueño y señor del mundo para prohibir el acceso a la tierra a los animales? Dentro de poco querremos prohibir hasta los pájaros volando. Recuerdo que la raza humana es la que arrasa bosques, ensucia las playas, los ríos y océanos, además de crear enfermedades de exterminio.

A menos de 11 kilómetros de Santander se encuentra la Playa el Madero o Playa Pedruquíos, una playa que se sitúa en la denominada Costa Quebrada Cantábrica.

Una cala de mucha roca y poca arena pero que proporciona uno de los lugares más salvajes de toda la costa cántabra.

El acceso en coche hasta la Playa el Madero se hace por una pista de tierra por la que tendremos que ir a pie, por lo que es un lugar de refugio para los más solitarios.

En los alrededores hay un gran orificio que cada año aumenta de tamaño. Se podría denominar una sima gigante al mar o como lo denominan en Asturias, un bufón, pero de gran tamaño. Al acercarte, podrás escuchar el Mar atravesando sus profundidades.

El tremendo oleaje de esta zona os puede dejar hipnotizados, además es una zona que atrae a muchos surfistas ya que se celebra anualmente un Campeonato de Surf Nacional.

Para más información sobre la Comarca de Santander, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.