Peniche

Cuando pensaba en este lugar, por algún motivo siempre he pensado en él, como un espacio para el ser romántico.

De alguna forma esta pequeña península, de poco más de 10km, estuvo grabada en mi mente desde bien pequeña y al fin, hemos llegado con mil ansias y los ojos como platos, después de rodar por medio Portugal y recién llegados de Óbidos  y pasando por Praia de Baleal, donde poder hacer noche sin problema.

Peniche
Peniche #noesunpuntoamarillo

Diez kilómetros que cosechan sonrisas.

El mayor atractivo de la zona, personalmente, son Las Islas Berlengas, un pequeño archipiélago de 3 islas en las que se puede encontrar fauna y flora únicas. Se puede considerar como el primer área protegida del mundo al ser prohibida cualquier modalidad de caza en 1465.

En éstas Islas sólo habitan 10 personas dedicadas al mantenimiento y la conservación.

Contar también que solo son accesibles en épocas de verano , ya que en invierno no hay servicios para el turismo. Al ser un espacio protegido, NO SE ADMITEN PERROS.

Aunque nosotros no sabíamos que no podríamos visitar las islas, nos habíamos informado de varios centros veterinarios donde poder encontrar un cuidador para los perros en las horas que nos llevara el viaje a las islas.

Como nuevo plan, aunque no tan platónico también tenemos una península, dentro de otra península. Al norte de Peniche nos encontramos con la Península de Papôa.

Península de Papôa
Papôa

Un sitio con unas espectaculares vistas y una gran oportunidad para ver al Cormorán grande ( phalacrocorax carbo) en todo su esplendor.

phalacrocorax carbo
phalacrocorax carbo

También cuenta con una peculiaridad en su historia que la une con la Española y más concretamente con Galicia y es que; ubicada en una pequeña ensenada de Papôa, se encuentra la curiosa playa de Portinho en la que naufragó en el 1786 el Navío de San Pedro de Alcántara, que salió de Ferrol , combatió en la Guerra Anglo-española  hasta su finalización en  1783.
Al terminar la guerra y tras varias reparaciones partió hacia España con las recaudaciones y los presos indios, pero naufragó en las costas de Portugal, concretamente en esta playa siendo enterrados en la misma hasta 450 personas entre tripulación y esclavos.

Praia do Portinho
Praia do Portinho

Siguiendo por la linea de costa hacemos una para en “Ponta do Trovao”, aunque la geología la tenemos un poco atascada de algo nos enteramos.

Ponta do Trovao
Ponta do Trovao

Aquí se encuentra uno de los yacimientos de rocas carbonatadas del jurásico más importantes del Océano Atlántico, que consiste en un testimonio continuo y desigual de 20 millones de historia geológica. Me encantaría entender más , aunque poco algo siempre se aprende.

Toda la costa y cada rincón se ve cubierto de Carpobrotus Edulis, que nos ayuda a conseguir esta maravillosa estampa de las Islas Berlengas desde Cabo Carvoeiro.

Vista de las Islas Berlendas desde Faro Carboeiro
Vista de las Islas Berlendas desde Cabo Carvoeiro

Pequeño Cabo de grandes cosas, con su Faro y la capilla de Nossa Senhora dos Remedios, que cubren gran parte del terreno, también tiene lugares para la imaginación y la soledad.

Cabo Carvoeiro
Cabo Carvoeiro

Dando un paseo nos encontramos con la Gruta “Furninha”, una cueva natural ocupada en la prehistoria, se encuentra junto al Océano y se cree que fue utilizada como refugio y como Necrópolis, en ella fueron encontrados vestigios de un hombre de Neandertal . Bajamos hasta un mirador en el que no tenemos claro que nos puede… si el vértigo o la curiosidad…

 

Y como siempre la imaginación nos lleva por caminos insospechados… dedidme que no soy yo la única que vé el rostro de una mujer de perfil…

Rocas de Gruta Funinha
Rocas de Gruta Funinha (Rostro de Mujer)

Tomando dirección Sintra hacemos dos últimas paradas.

Nos queda por ver el Fuerte de Peniche (el puente es amarillo, todo lo amarillo ahora nos llama la atención).

Fuerte de Peniche
Fuerte de Peniche

Al margen de mi fijación con el color de su puente, su historia merece soltar un pequeño anzuelo para los más curiosos. Este fuerte, tras muchas reparaciones y restauraciones, fue utilizado como cárcel de máxima seguridad de la que se fugaron varias personalidades como el comunista Alvaro Chunhal.

Hoy en día es utilizado como museo, manteniendo una zona tal y como era antiguamente la cárcel para poder visitar la historia carcelaria y la celda de Alvaro Chunhal en la que todavía se conservan varios dibujos hechos a carbón en sus paredes por el mismo en su cautiverio.

Vistas del Fuerte de Peniche
Vistas del Fuerte de Peniche

Y la última y no menos importante,Praia dos Supertubos, seguro que ya sabéis porqué se llama así…efectivamente, es una playa perfecta para los amantes del mar…donde además se puede dormir sin problema alguno…quizás sea la playa perfecta para cualquiera…

En caso de tener ganas y la curiosidad de un buen senderista, siempre se puede hacer una Ruta por Peniche que no supera los 15 km al rededor de toda la costa, la cual podremos iniciar desde la misma Praia da Gámboa.

Volveremos seguro, las Islas Berlengas nos han dejado una espinita…aunque ahora nos vamos con unas ganas abismales hacia el Parque Natural de Sintra-Cascais

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: