Un lugar muy especial de la Costa Occidental Cántabra es el Molino del Bolao, ubicado a la orilla del Mar y hundido entre acantilados. El Molino, recogía las aguas del Arroyo de la Presa, para moler el trigo que acercaban los vecinos de la zona.

A día de hoy el molino está en ruinas, donde ya no se pueden encontrar las muelas ni demás piezas que lo hacían funcional. Solo quedan las 4 paredes entre el acantilado.

Lo bonito del lugar es sin duda la cascada de unos 6 metros que crea el arroyo al caer desde la pequeña presa del molino.

Para visitarlos tenemos un aparcamiento que nos puede vales como pernocta, aunque no es ni muy plano, ni tiene las mejores vistas, pero es una buena escapatoria del bullicio veraniego.

Para más información sobre la Costa Occidental, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.