Praia do Meco

Seguimos por la línea de costa desde Costa Caparica hasta Praia do Meco, una playa que aun mantiene esos espectaculares acantilados fósiles llenos de color y donde poder hacer noche.

Para más información y mapa de Praia do Meco, pincha aquí

No quiero ser mala, pero después de dormir varios días en Costa Caparica, esto me sabe a poco.

 

Praia da Foz

Continuando por la costa, otra playa que llama mucho la atención es Praia da Foz, rodeada entre acantilados mantiene una naturaleza ciertamente salvaje.

Para más información y mapa de la pernocta, pincha aquí.

Cabo Espichel

Pegamos un salto hasta el Cabo Espichel , donde aprovechamos para dejar la furgo bien aparcadita para dormir y nos damos un paseo por sus alrededores.

Nos encontramos con el Santuário de Nossa Senhora do Cabo Espichel el cual tuvo la función inicial de defensa del territorio hasta que, en tiempos más tranquilos militarmente, se construyó en el lugar un santuario dedicado a nuestra Señora del Cabo.

A algunos metros del Santuario aun existe la pequeña Ermita de la Memoria del s. XV, anterior al Santuario.

Su interior está revestido con paneles de azulejos del s. XVIII que nos cuentan la leyenda de la Señora del Cabo.

Los acantilados castigados por el viento y las olas de océano atlántico dan lugar a un paisaje increíble por el que sin duda, merece la pena darse un paseo.

Para más información y mapa de la pernocta en el santuario, pincha aquí.

Dejando la mejor parte para el final, tenemos el Faro del Cabo Espichel, uno de los faros más importantes de la línea costera de Lisboa.

El extremo sudoeste de la Península de Setúbal tenía fama por su tráfico marítimo, ya que no había demasiadas poblaciones costeras que iluminaran la costa, y se trata de una región en la abundan las feroces tormentas del Atlántico.

El primer faro se construyó en 1430, pero la actual torre de 32m de altura data de 1790. En las noches claras, la luz del Faro del Cabo Espichel puede verse a 35km mar adentro.

Por algún motivo siempre que salimos de una capital, o gran ciudad parecemos ralentizados.

Cuando encontramos un lugar tranquilo nos cuesta movernos y para que mentir, todos sabemos que encontrarse 100% a gusto es complicado, por ello es difícil ponerse en movimiento al hallar uno…

Para más información y mapa de la pernocta en el Faro, pincha aquí.

Castillo de Sesimbra

Aún así la falta de placa solar nos invita a movernos un poco antes de vaciar nuevamente las baterías.

No es de extrañar que sigamos en dirección Sur ¿no?

Esta vez nos alejamos un poco de la costa y subimos hasta el Castillo de Sesimbra, a pocos metros de entrar en el Parque Natural de Arrábida, tenemos un precioso Castillo donde poder aparcar y sentirse como un Rey. Clasificado como Monumento Nacional en 1910, sus orígenes se remontan al siglo IX, periodo de ocupación musulmana.

Actualmente se encuentra en manos de la Cámara Municipal de Sesimbra. Es un monumento vivo donde se celebran innumerables iniciativas de índole cultural.

Desde sus murallas , la costa y el océano dominan el paisaje.

Para más información y mapa de la pernocta, pincha aquí.

Y cruzando Setúbal y el Estuario del Sado entramos en la Costa Alentejana .

Para más información sobre Portugal, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.