Desde el Paisaje Protegido da Albufeira do Azibo hasta Montesinho.

Nos acercamos a la frontera y a nuestro fin de viaje por Portugal, se me ha echo corto el país…

Podría decirse que éste viaje, a solas con migo misma, ha sido una de las experiencias más increíbles de mi vida, he pasado por momentos de apuro, momentos de miedo y estar enferma me ha dejado un par de días sin conductor ( los perros no les llegan a los pedales,jajajaja)

Frontera con mi país de origen al que sintiéndolo mucho por los patriotas, me desespera volver…

Libertades coartadas, multas por pernocta, opresión policial…. Portugal ha sido amable conmigo, mucho mas que mi propio país, ha sido todo un hogar estos meses, al que sin dudarlo ni un segundo, volveré…

Recuperando el tema (perdón por es desvío de tema, pero a ves divago de malas formas, jejeje), entramos en el Parque Natural de Montesinho, con grandes leyendas que os iré desvelando.

Bragança

Iniciamos nuestra aventura con una parada en el Mirador del Santuario de Sao Bartolomeu, que nos ofrece una de las mejores vistas sobre el Castillo de Bragança y la sierra de Montesinho nevada. Como era de esperar, después de tremendas vistas…. ¡¡QUIERO CASTILLO!!

Descendemos hasta Bragança , donde la ciudad nos ofrece un Área de Autocaravanas perfecta para un corazón caprichoso.

Para más información sobre los servicios y mapa del AC, pincha aquí.

A las faldas del Castillo y en los jardines aledaños al mismo se encuentra nuestra pernocta, simulando un imperio enemigo a las faldas de la muralla echo a caminar mientras dejo divagar mi imaginación.

Entramos por la Puerta del Sol que nos lleva directamente al Castillo.

El paseo sobre la muralla está muy bien conservado y los peques y yo tenemos ganas de patear y que mejor manera tenemos para ver el Castillo en todo su esplendor que desde sus murallas…

Como obviar las historias y leyendas de cada lugar… Existen varias leyendas sobre el mismo y sobre su Torre Princesa ( la pequeña torre con chimenea), situada a unos metros de la Torre del Homenaje.

Os contaré la que más me convence (ilusoriamente).

Cuenta la leyenda que cuando Bragança era todavía una pequeña aldea llamada Benquerença, vivía una princesa huérfana con su tío. La princesa se enamoró de un chico muy pobre que para poder casarse con ella decidió ir a buscar riquezas. Ella lo esperó en su torre durante años a pesar de que su tío insistía en casarla con lo nobles del lugar.

Una noche, en medio de una tormenta, el tío se disfrazó de fantasma para intentar asustar a su sobrina y hacerla casar pero, en medio de la noche una puerta se abrió entrando un rayo de sol que descubrió el engaño.

Lo único cierto es que , las dos puertas son conocidas como la Puerta de la Traición y la Puerta del Sol…

Supongo que cada lugar con su historia puede dejar a algunos indiferentes, yo estuve un rato largo observando la Torre Princesa, la cual me parece preciosa.

Aquí pasaremos nuestra última noche en este noble país, nuestra última noche de este viaje, me invade la melancolía sin haber cruzado frontera.

Rio de Onor

Salimos en dirección Norte para salir por un lugar más que interesante, un pueblo mitad español, mitad portugués.

Se trata de Rio de Onor. Creo que no hace falta explicar como se llama el río ni porque tiene este nombre el pueblo…

Con tan solo 76 habitantes este pueblo dividido por fronteras se convierte en un más que agradable y curioso paseo.

Aparcamos la furgo al lado del Río y echamos a andar, los carteles nos indican la salida de Portugal…

Dividido por el Río , este pueblo cambia de nombre al cruzar la frontera a España siendo bautizado como Riohonor de Castilla , ya en la provincia de Zamora. Era mucho pedir que la peque hiciera caso, ¡Noite se ha ido sola a España! jajaja

Anda…. tira para Portugal que como te pillen los Borbones te meten en el saco y para Suíza…. jajajajajajaja A veces me entran ganas de volver a girar la brújula y volver dirección Sur… Pero no esperan nuevas e increíbles aventuras en la carretera.

Dando un paseo por las calles encontramos una casa de cuento y ensueño, volvemos a las cosas cuidadas al detalle. A Noite le queda genial la casita, pero mejor le queda la Rubioneta.

Salimos de Rio de Onor y tras cruzar el puente, Rubioneta, Encanta y familia nos despedimos de Portugal.

Muchas gracias por haber sido mi hogar estos meses y hasta pronto. Zamora nos espera y el Parque Natural de las Lagunas de Sanabria lleva siendo mi espinita desde hace años, espinita que os aseguro que se os clavará a vosotros al verla.

Para más información sobre Portugal, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.