Ruinas Romanas da Luz

Entrando en Vila da Luz, hacemos una breve parada en un pequeño y escondido lugar entre las casas, se trata de las Ruinas Romanas da Luz, descubiertas a finales del siglo XIX, aportan una idea de los edificios que aquí existieron: un balneario romano con varias dependencias y con pavimento de mosaicos; y un complejo industrial constituido por tanques para el salazón de pescado.

Desde aquí también se tiene una estupenda panorámica sobre Vila da Luz y playa da Luz a la que nos dirigimos sin perder mucho tiempo.

Ponta Piedade

Los peques se merecen un baño y unos juegos antes de meternos en Ponta Piedade.

Quizás para muchos sea un acantilado más con un faro mas… y puede que simplemente sea eso si tus ojos no son capaces de ver las delicadas y curiosas formas que con paciencia infinita han hecho el agua y el viento en las rocas y acantilados.

Acantilados con formas imposibles que crean arcos y cuevas que pueden ser visitados en pequeños tours en barca.

Tengo que decir que estas zonas a pesar de ser preciosas no son precisamente tranquilas, el turismo abarrota por momentos los miradores.

Nos vamos en busca de un lugar tranquilo pero no sin parar antes en la playa do Camilo, escondida entre acantilados y a pocos metros de Ponta Piedade, esta playa se suele ser punto turístico obligado.

Con sus casi 200 escaleras, esta playa solo tendrá acceso a través de ellas.

Para mas información sobre el Algarve, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.