Entramos en uno de los lugares más representativos de España, Galicia y que probablemente, sea reconocido en el mundo entero.

Existen numerosos documentos y videos que hablan de Benposta y de la famosa Ciudad de los Muchachos pero, pocos hacen una unión entre ellos y la variedad de testimonios que existen de ese lugar y de su peculiar historia.

Comenzaré explicando que esta iniciativa/asociación/movimiento fue fundado en 1956 por el Seminarista Jesús Silva que en aquel entonces estudiaba Sacerdocio en el pueblo de Comillas en Cantabria. Hasta 15 niños de toda la ciudad de Ourense formarían parte de esta asociación, hijos de tenderos, hijos de trabajadores del Obispado…

Se comienza fundando una asociación deportiva con un local  donde estos niños podrían guardar los materiales deportivos, leer un libro, jugar al futbolín y diversas actividades más. Sus sedes fueron recorriendo toda la ciudad, el Obispado, La Casa de Germán Abolida, La Cárcel de la Corona ( La Barrera ) y en 1961 ocuparían la casa materna de Jesús Silva.

No sería hasta 1963 cuando se compraría la Finca de Benposta.

La ciudad de los Muchachos estaba catalogada como experiencia de autogestión juvenil dentro de la Dictadura de Franco. Para simplificar, esta ciudad estaría, gestionada y mantenida por niños, bajo un sistema católico donde el padre Silva sería el fundador. La ciudad llegó a tener talleres, escuela de cine y de circo, llegando a convertirse en la primera experiencia de circo de España y la segunda del mundo después de la de Moscú.

Este sistema se replicó en diferentes países como Colombia, Venezuela, Bruselas o Mozambique.

En 1969, La Ciudad de los Muchachos comienza a acoger a niños en situación de desamparo.  Entre los 70 y 80 con la llegada del circo a América del Sur, se recogen niños en exclusión de países como Venezuela, Comlombia o Santo Domingo y más adelante comenzarían a adherirse niños de El Salvador, la República Dominicana, Rusia y Marruecos. Por este circo pasarían artistas como Julio Sabala, Hermes (Guitarrista de los Suaves) y Marcelo Ndong entre otros.

Mucha gente creía que la llamada Ciudad de los Muchachos solo era un orfanato para niños sin hogar o problemáticos, pero la realidad es que las ideas del Cura Silva llegaban mucho más allá. Sus palabras promulgaban la idea de una comunidad real donde los ciudadanos fueran niños con idénticos derechos, participando en la comunidad, tomando decisiones y realizando labores para la comunidad. Para todo eso en la comunidad se encontraría con un ayuntamiento, un hospital un banco, talleres…

La Ciudad de los Muchachos llegó a ser considerada una “república independiente” en plena dictadura Franquista, donde tendrían sus propias leyes, televisión, celebraban elecciones libres e incluso tenían acuñada su propia moneda.

Después de viajar por medio mundo y actuando como Circo de los Muchachos disfrutando de la fama, se decide construir en Madrid la nueva sede de Benposta que sería llamada la “Ciudad Feliz”, situada al lado de las Ventas.

Tras la muerte de Franco y la llegada de la democracia a España, comenzó el declive de la utopía del Cura Jesús Silva. Los niños ya no eran tan niños y muy pocos llegaron a ser los revolucionarios anticapitalistas que se esperaba. El espectáculo de circo ya no era tan atractivo y la gente dejó de ir, los ingresos cayeron y comenzaron los problemas internos.

El ambiente entre los ciudadanos se comenzó a tornar hostil, los niños ya no estaban tan sonrientes, sus ropas ya no brillaban ni sus estómagos podían alimentarse.

En este momento comenzó el principio del fin de Benposta y del Padre Silva.

Dentro de la asociación comenzaron las denuncias por maltratos, coacciones, chantajes y abusos sexuales que nunca fueron esclarecidos por falta de pruebas.

Muchos dijeron que solo era un chantaje y un ataque a Benposta y al cura.

Pero lo cierto es que en 2004 una guerra interna entre la Asociación Nación de los Muchachos puso el punto final la utopía de Benposta.

Desde aquel día el conocido como padre Silva vivió y murió en la Ciudad de los Muchachos obsesionado por salvaguardar su legado que sigue siendo un entramado de deudas, sospechas, especulación y denuncias.

Como podréis observar en las fotos la Ciudad ha quedado en el abandono, a pesar de que algunos “muchachos” han vuelto a su casa y siguen viviendo allí, el terreno se ha puesto a la venta entrando en la puja una compañía de transportes, por lo que Benposta está a merced de un futuro incierto y oscuro.

En 2019 se ha estrenado el primer documental sobre esta república independiente, llamada ” Nación de Muchachos”.

Recomiendo la visita a Benposta y pido respeto por las personas que viven allí, así como a sus viviendas.

Tengo que advertir que en nuestra visita nos encontramos con varios perros de buen tamaño que nos apresuraron un poco. No son agresivos con la gente, pero con otros perros puede haber problemas, recomiendo hacer la visita salvaguardando la vida de nuestras mascotas.

Saludos y a rodar.

Para más información sobre Ourense, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.