Un rincón perfecto para el abarrotado y ardiente verano Granadino.

El Embalse de Quéntar se encuentra en cerro de Bermejales y es un buen lugar para ir con los perros sin problemas con la humanidad.

Ojo con los niños, el terreno es bastante abrupto para el baño y una caída puede ser una desgracia.

Lo mejor del Embalse sin duda es una pequeña gruta que se encuentra al otro lado del embalse y desde donde se puede observar habitualmente a gente subir hasta su entrada, a unos 5 metros de altura y lanzarse al agua.

Se puede llegar nadando si se tiene resistencia y práctica. En mi caso y aunque no me considero mala nadadora, me apetece quedarme un rato en la gruta y disfrutarla sin prisas… ¿Solución? Ir a un chino, comprar una barca hinchable y cruzar al otro lado. El aparcamiento se encuentra a uno de los lados del embalse y se sube por un pequeño y mal logrado camino, pero que os dejará alejados de la carretera y con unas increíbles vistas del Embalse.

Como siempre, cuidad el entorno y punto al mapa.

Para más información sobre Granada, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.