Llevo días leyendo las historias de naufragios de esta costa y sigo con ansias de más conocimiento.

Por fin llega nuestra incursión plena al corazón da Costa da Morte, comienza el brillo puro de mis retinas, estos paisajes de Galicia me ponen los pelos como escarpias.

Desde el Puerto de Santa Mariña hasta Cabo Vilán, discurre una pista de tierra de aproximadamente 14km, en un estado mejorable pero practicable, por la que continuaremos nuestro camino.

Al pasar Monte Branco, se puede ver como el viento que golpea fuertemente desde el océano provoca que la arena suba por la ladera de la montaña creando la duna remontable más grande de Europa con 150m de altura. Un ecosistema muy delicado que da cobijo a la “Caramiña” (corema album) una pequeña planta dunar protegida y en peligro de extinción. Esta misma planta es la causante de la toponimia de Camariñas.

Si realizamos alguna ruta deberemos tener extrema precaución en no pisar el manto vegetal de las dunas y pisar siempre en las zona donde el viento pueda regenerar.

A las faldas de Monte Branco se extiende la Playa o Praia do Trece, un gran arenal en estado virgen, no es el mejor sitio para pegarse un baño ya que sus aguas pecan de revueltas, pero las vistas no dejarán indiferente a nadie.

Y continuando por la pista de tierra llegamos hasta el Cabo Trece, ubicación del Cementerio de los Ingleses.

Antes de comenzar a rodar por esta zona hacía hincapié en las leyendas e historias de naufragios, pues bien, aquí se desarrolló una de las mayores catástrofes de naufragios de Costa da Morte. En las últimas décadas del siglo XIX, naufragaron en la Ensenada do Trece 3 barcos Ingleses haciendo diversas rutas, los barcos se golpeaban contra las rocas de esta costa y el océano les impedía salir del barco, las personas pocas veces podían hacer algo por evitar la cruda realidad, llegar a costa con vida, es imposible.

Los botes se estrellaban contra las rocas, los que trataban de nadar desaparecían entre las olas y sus cuerpos, sin vida, terminaban sobre la arena de la Playa o Praia do Trece.

El primero de ellos ocurrió el 5 de noviembre de 1883, con 37 marineros ingleses a bordo del barco de vapor Iris Hull en el que solo hubo un superviviente.

Siete años después, ocurría el gran desastre.

Un gran buque Inglés cruzaba por estas costas con 175 tripulantes, el HMS Serpent.

Nuevamente esta costa no perdona, y el HMS Serpent chocaba contra Punta do Boi destrozando el casco y hundiéndose a las 7 de la mañana frente a la Playa o Praia do Trece.

Intentos de todo tipo para salvar sus vidas, el océano fue devolviendo a los más de 100 tripulantes a las playas do Trece, pero solo devolvió 3 cuerpos con vida.

Ante este desastre, se construiría el faro de Cabo Vilán para tratar de evitar estas tragedias.

Los cuerpos de los náufragos ingleses fueron enterrados en lo que a día de hoy se conoce como Cementerio de los Ingleses.

Una pequeña construcción cuadrangular donde está enterrada la tripulación y una habitación central donde están enterrados comandantes y oficiales. Un lugar lúgubre y extraordinario, un pequeña mezcla de sensaciones me aborda en este lugar.

Una bonita localización para dormir, en el punto medio entre Monte Branco y Cabo Vilán.

Os dejo la ubicación exacta del Cementerio de los Ingleses por aquí.

Continuando por la pista de tierra hacia Cabo Vilán nos encontraremos con otras dos playas con un aparcamiento algo más masificado por su acceso a la Playa o Praia Balea y la Playa o Praia Pedrosa.

El camino nos deja con unas tremendas vistas de Cabo Vilán y del Faro a 100 metros de altura coronándolo.

Antes de la construcción de lo que hoy se considera el faro, existía un pequeño faro de vapor puesto en funcionamiento en 1854. Al no estar situado en la parte más alta, no era capaz de salvar la roca del cabo y dejaba zonas a ciegas. Se intentó solucionar volando con dinamita algunas zonas pero fue imposible.

En 1896 y 6 años después de la tragedia del Serpent se construía lo que a día de hoy se conoce como el Faro Vilán y el primer faro eléctrico de España.

Para más información sobre Camariñas, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.