Este cabo situado en Cascáis es quizás el sitio más tranquilo para dormir que encontré por la zona.

El Cabo Raso se convierte en el refugio perfecto de las aglomeraciones turísticas y un lugar espectacular para ver el Océano Atlántico en su máximo esplendor.

Cabo Raso

Este cabo fue una de las defensas estratégicas de Portugal, en el se encontraba el Fuerte de Sao Brás de Sanxete, vigilando la costa de ataques marítimos. Cuando este Fuerte dejó de cumplir su función defensiva se decide construir un faro. Lo más curioso es que por la falta de capital finalmente se opta por construir una casa para el farero, con 4 habitaciones. La luz se instaló en una losa colocada frente a una de las ventanas de la casa.

No fue hasta 1894 cuando se construyó el pequeño Faro de metal que podemos ver hoy en día con sus 13 metros de altura alumbrando la costa Atlántica.

Con varias pistas de tierra que se dividen a su alrededor se convierte en un lugar perfecto para pasar una noche antes de seguir disfrutando de lo que el mundo nos prepara. Según lo picado que esté el océano podréis escuchar las olas contra los acantilados, lo que para mi es un placer.

No os olvidéis que podéis contribuir a nuestro trabajo en la sección de contactos y cualquier problema que pueda surgir con la pernocta, ruego me la hagáis saber para rectificar los datos. Un saludo y a rodar.

Por aquí os dejo el mapa y la ubicación del Cabo Raso.

Para más información sobre el Parque Natural de Sintra y Cascais, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.