Un lugar tranquilo fuera de épocas estivales, abarrotado en verano.

 

Aún así poco antes de llegar a Luanco tenemos un Área Recreativa y una playa con una fuente, varias mesas y duchas en la playa. De los perros como siempre, en las horas de más afluencia de humanos, a los perros se les dice que no, pero si esperamos a la noche podremos conquistar ese arenal.

 

Dado que la playa se encuentra protegida del oleaje del Cantábrico, esta playa suele ser la elección perfecta para las familias con niños.

También cuenta con varios restaurantes y un Camping para los que se sientan más inseguros a la hora de pernoctar aunque el precio por aparcar sean 10€ y 5€ más por el vaciado y llenado de aguas. El Camping en cuestión se llama “El Molino” y os dejo su enlace, aquí.

Y como siempre os subo punto al mapa y para más información sobre Gozón, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.