Primera parada e inesperada.

Entramos en Navia con la idea de llegar a su playa y darnos por un paseo por aquello a lo que llaman Paraje de la Poza pero, antes de poder llegar a ella, nos vemos influenciados en la marcha por esos cartelitos azules que tanto nos gustan y que suelen llevarnos (a veces) a esas áreas que tanto anhelamos.

Así encontramos un área desconocida y casi idílica.

Aparcamiento amplio, cerca de la playa, del centro y detrás de un supermercado.

No nos podemos quejar del trato recibido por Navia, ni por sus playas, ni su costa. Buenas vibraciones. Añado punto al mapa que seguro que más de uno le dará un buen uso a la información.

Para más información sobre Navia, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.