El mejor aparcamiento para pernoctar, sin duda alguna.

 

Un sitio tranquilo, al lado del puerto, bien vigilado y rodeado de jardines.

 

A menos de 5 minutos de la Confitería de Belém, la Torre y desde donde ver uno de los atardeceres más bonitos que he visto en los últimos días.

Punto al mapa y a disfrutar, no os empachéis con los pasteles

Para más información sobre Lisboa, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.