Algarve

Seguimos rodando y dejando atrás la línea divisoria del Alentejo entramos de lleno en el Algarve. Algo se me retuerce por dentro, en unos kilómetros deberemos reorientar la brújula, no hay mas Sur que la deseada Ponta de Sagres , que sin duda visitaremos.

 


 

  • Aljezur

Poco antes de entrar en el Pueblo de Arrifana, podemos visitar de forma gratuita las Ruinas de su Fortaleza. Erigida en 1635 para la defensa de los pescadores de esta costa, se convierte en el único Ribat de Portugal y el segundo de la Península Ibérica (Ribat de Guardamar-Alicante)

 

También se convierte en un estupendo mirador sobre la Costa .

Después de tomar un café sobre la playa de Arrifana, continuamos hasta el pequeño pueblo de Carrapateira y muy cerquita de el , la increíble, hermosa y solitaria Playa da Bordeira.

No tengo palabras para describir el lugar.

Praia da Bordeira
Praia da Bordeira

Una extensión de dunas y arena lo rodean todo, el aparcamiento perfecto para pernoctar y para conocer a millones de ermitaños como nosotros, pasamos tres días en el paraíso e investigando las dunas, observando las huellas de los habitantes.

Praia da Bordeira
Praia da Bordeira
Praia da Bordeira
Praia da Bordeira

Es como vivir en un minimundo perfecto.

Pasamos varias noches en el aparcamiento de arena con varios vecinos de varios países.

Antes de volver a vaciar las baterías nos ponemos en marcha y no muy lejos algo nos llama la atención.

Siguiendo la línea de costa y al lado de la playa do Portinho do Fondo se encuentra un antiguo  poblado islámico de pescadores, un poblado musulmán que se dedicaba a la pesca y la investigación del mismo… si bien al buscar un poco me encuentro con que para mi sorpresa es el único asentamiento de estas características del país. La formación de las casas y los pocos exhumados hacen pensar que fue un asentamiento estacional dedicado a la explotación de los recursos marinos.

 

 


  • Vila do Bispo

No sé si decir que le tenía ganas o lo estaba retrasando, o quizás, las dos.

Me gusta saborear los paisajes y perderme durante días en una misma playa, entre dunas o acantilados y sabía que la zona sur de Portugal no me decepcionaría.

Y al fin, llegamos al Cabo San Vicente.

Cabo San Vicente
Cabo San Vicente

La cercanía de este Cabo con la Punta de Sagres, hace que el turismo convencional se derive un poco, aún así, estas zonas están abarrotadas cualquier día que haga sol.

Se encuentra en el extremo sudoeste de Portugal, marcando el límite occidental del Golfo de Cadiz.

Cabo San Vicente
Cabo San Vicente

Nos damos un breve paseo por la zona hasta su Faro y volveos a tomar la carretera por la que, a pocos metros nos encontraremos con la Fortaleza de Beliche.

 

Aunque no se sabe con exactitud la fecha en la que fue construida se cree que su función era proteger la costa de los corsarios , siendo gravemente dañada por el ataque del corsario Británico Francis Drake.

A día de hoy y después de varios años en abandono y sufrir daños en varios terremotos aun quedan restos de las murallas originales.

Fuerte de Beliche

En esta zona no suele haber exceso de turista y el aparcamiento del Fuerte de Beliche es bastante aprovechable y protegido del viento ya que en esta zona es raro no dormir como si nos acunaran con el consiguiente miedo a terminar volcados.

Continuando en dirección Este y poco antes de llegar a Ponta de Sagres hacemos una breve parada para la diversión en la playa do Tonel.

Una playa situada en una Reserva de la Biodiversidad, recordad que no se pueden robar plantitas y tanto perros como humanos (dentro de la seguridad) tratar de andar por los senderos marcados para evitar causar mayor impacto ambiental.

Dicho esto, en esta playa podréis disfrutar de unas bonitas vistas de los acantilados de Ponta de Sagres y su Fuerte.

Como siempre los perros terminan adornando de la mejor manera las vistas, no hay nada que me arranque una sonrisa tan sincera como ellos,

praia do tonel
Praia do Tonel

 

Ahora si, ahora que ya están los peques cansados y equilibrados nos vamos a Ponta de Sagres y a visitar su Fuerte.

El aparcamiento inmenso que se planta frente al fuerte nos invita a dormir de una manera tan cómoda que no nos podemos resistir.

En el Fuerte no se permiten perros, pero ya contaba con eso y con el juego que hemos tenido estarán tranquilos varias horas mientras lo visito.

He de decir que la historia del lugar me hace darle tantas vueltas que se me hizo de noche.

Fuerte de Sagres
Fuerte de Sagres

Aunque el lugar ya resulta atractivo por los acantilados de más de 80 metros de alto, también cuenta con una historia curiosa.

 

Empecemos contando que el Origen del nombre de Ponta de Sagres viene del Latín “Promontorium Sacrum”, que a su vez significa Promontorio sagrado .

Llamado así por primera vez por Estrabón como un área dedicada a Saturno.


La Fortaleza tiene su origen en el siglo XV y está clasificada como monumento nacional.

El legado más importante de la ciudad es su relación con Enrique el navegante, que vivió cerca de aquí y que supuestamente escogió la ciudad de Sagres como ubicación de su legendaria escuela de navegación y como punto de partida de las primeras carabelas de sus viajes exploratorios en el siglo XV.

ponta de sagres
Ponta de Sagres

Nos quedamos disfrutando de un atardecer de ensueño.

Me gustaría decir que los vientos que azotan este lugar no son tan feroces e insistentes como dicen, pero así es. Cansados del viento buscamos la siguiente playa.

Entre carretera y carretera pasando por Raposeira, nos encontramos uno de los menhires de la zona.

Menhir Standar
Menhir en Raposeira

Extrañamente este menhir sale en mapa como mehir Standard.

No muy lejos nos encontramos con la bonita playa de Boca do Río,
donde existió un pueblo dedicado a la pesca y a la salazón.

Praia Boca do Río
Praia Boca do Río

Aquí se encuentran ruinas romanas y pozos de sistema de riego musulmanes que aprovecharon el agua dulce que venía de la confluencia de las riberas de Budens y Vale de Barao.

Podemos dar un bonito paseo alrededor de la playa y sus acantilados pero mucho cuidado con acercarse a los bordes, ya que el viento y el oleaje maltratan tanto los acantilados que podríamos terminar cayendo con un cacho de tierra al mar.

Praia Boca do Río
Praia Boca do Río

En dirección a Lagos paramos a tomarnos un café de ensueño en el Cabanas Beach Restaurant. a pié de la playa de Cabanas Velhas, este lugar es un rinconcito para el placer y la decoración nos hace sentir como en el caribe. Por lo menos a Noite le queda bien.

Cabanas Beach Restaurant
Cabanas Beach Restaurant

 


 

  • Lagos

Entrando en Vila da Luz, hacemos una breve parada en un pequeño y escondido lugar entre las casas, se trata de las Ruinas Romanas da Luz, descubiertas a finales del siglo XIX, aportan una idea de los edificios que aquí existieron: un balneario romano con varias dependencias y con pavimento de mosaicos; y un complejo industrial constituido por tanques para el salazón de pescado.

Ruinas Romanas da Luz
Ruinas Romanas da Luz

Desde aquí también se tiene una estupenda panorámica sobre Vila da Luz y playa da Luz a la que nos dirigimos sin perder mucho tiempo.

Los peques se merecen un baño y unos juegos antes de meternos en Ponta Piedade.

ponta piedade
Ponta Piedade

Quizás para muchos sea un acantilado más con un faro mas… y puede que simplemente sea eso si tus ojos no son capaces de ver las delicadas y curiosas formas que con paciencia infinita han hecho el agua y el viento en las rocas y acantilados.

 

Acantilados con formas imposibles que crean arcos y cuevas que pueden ser visitados en pequeños tours en barca.

Ponta Piedade
Ponta Piedade

Tengo que decir que estas zonas a pesar de ser preciosas no son precisamente tranquilas, el turismo abarrota por momentos los miradores.

Nos vamos en busca de un lugar tranquilo pero no sin parar antes en la playa do Camilo, escondida entre acantilados y a pocos metros de Ponta Piedade, esta playa se suele ser punto turístico obligado.

Con sus casi 200 escaleras, esta playa solo tendrá acceso a través de ellas.

praia do camilo
Praia do Camilo

 


 

  • Lagoa

Nos saltamos Portimao para poder dormir observándolo desde su frente, cruzamos el río y llegamos a Ferragudo donde podremos dormir en el área de caravanas a orillas del río Arade por detrás de la Avenida Infante.

Ferragudo
Ferragudo

Por la mañana comenzamos de nuevo nuestra andanza por la costa, bajando por la desembocadura del río paramos en dos playas pequeñitas y muy curiosas.

Ellas dos son;  la playa do Molhe y la playa do Pintadinho, situadas la una a lado de la otra y separadas solo por un “peñasco” se convierten en una buena opción para darnos el primer chapuzón de la mañana.

La playa do Molhe recibe su nombre por su localización ya que se encuentra en el muelle del Río Arade, un arenal de aguas tranquilas protegida por el muelle.

A pocos metros y ubicada en la ensenada de Ponta do Altar se encuentra la playa do Pintadinho.

Praia do Pintadinho
Praia do Pintadinho

Una bonita playa protegida del viento, de aguas calmadas y con el Faro de Ponta do Altar adornando la panorámica.

De playa en playa y conduzco porque no hay otra . jajajajajajaja

Así pasamos Ponta do Altar y nos plantamos en otra bonita playa, se trata de la playa dos Caneiros, ubicada frente a una roca de grandes dimensiones denominada ” O Leixao da Gaivotas”, recibe su nombre a la gran cantidad de Gaviotas que suelen aposentarse sobre ella.

Praia dos Caneiros
Praia dos Caneiros

Protegida por altos acantilados aun se puede ver el Faro de Ponta do Altar un bonito sitio para descansar antes de enfrentarnos al bullicio turístico de Benagil.

Llevo días con ganas de llegar, con sensaciones contradictorias entre disfrutar de lo que vivo y las ansias del que vendrá al fin hemos llegado.

Explicaré primero el porqué de tantas ansias y es que, Benagil es dueño y señor del acceso a las grutas marinas de la costa de Lagoa.

Contando que soy técnica de deportes en el medio natural era de esperar que mis perros sepan navegar (aunque por desgracia, no remar. jejeje).

Nos dispusimos a alquilar un kayak para acceder a las grutas y a la playa denominada como Algar de Benagil, ubicada dentro de una gruta abierta con una chimenea que permite la entrada del sol.

Por desgracia la sociedad y la prepotencia humana nos niegan de forma rotunda el acceso a la playa y el alquiler de un kayak.

O todos o ninguno, siento con todo el corazón no poder disfrutar como seres libres del mundo libre, porque a algún patán le molesta que un perro sea feliz junto a su compañero mientras descubren un mundo del nadie debería ser dueño.

Los aparcamientos de la zona están completamente cerrados a furgonetas y caravanas, las barras de altura son una manera sutil de mandarnos a la….

Solemos indignarnos bastante , pero jamás lo suficiente como para vencer nuestras ganas. Si no podemos navegar y verla desde el mar… busquemos la chimenea de la playa.

Grutas de Benagil
Grutas de Benagil

Bellezas de la naturaleza .

A pesar de venir de de varias playas donde hemos estado tranquilitos, este sitio nos está empezando a irritar, desaparecemos como un rayo y nos vamos en busca de otro sitio donde no nos tengan vetados.

Paramos en la playa da Marinha, como la playa estaba bastante ocupada de toallas, decidimos no “molestar” y darnos una bonita vuelta por los acantilados de la playa, desde pudimos observar un gran velero de madera que hizo del paseo algo especial.

 

 

Utilizada como imagen del Algarve en anuncios publicitarios se convierte en una playa icónica y la preferida de Lonely PLanet.

 


 

  • Silves

Se nos echa la noche encima y nos coge en Silves, revisando el mapa encuentro un lugar que parece perfecto, el lugar en cuestión es la playa Grande de Pêra, una carretera de asfalto nos lleva a al camino exterior que bordea las dunas. Con pequeños pinos que intentan proporcionar algo de sombra.

Praia Grande de Pêra
Praia Grande de Pêra

 

 

El aparcamiento se encuentra al lado del Lago Salgados, lo que para mi cerebro olvidadizo fue un error, ya que a plena luz de día los mosquitos hicieron de mi un buffet libre.

Ya sabéis, si pasáis por esta zona, no os olvidéis de echaros un buen repelente, pero sin duda el sitio merece la pena.

 


 

  • Albufeira

Albufeira
Albufeira

Entre mosquito y mosquito nos dirigimos a Albufeira, nos damos un pequeño paseo por la ciudad, y llegamos hasta la playa do Peneco, el acceso por una gruta excavada en la roca desde el centro de la ciudad nos sorprende.

Albufeira

Después de un agradable paseo y de abastecer nuestros arcones salimos nuevamente en dirección este.

 


 

  • Loulé

Portugal nos regala el paraíso antes de entrar de lleno en la capital del Algarve.

Revisando el mapa nuevamente encontramos un precioso aparcamiento con vistas a la playa de Almargem, un camino de tierra que bordea la playa y la laguna interior que posee.

Praia de Almargem
Praia de Almargem

Nos sorprende una increíble puesta de sol.

 

Localizada al este de Quarteira se convierte en el sitio ideal para viajar con perros.

Lo preferible sería ir en temporada baja, de todas formas, esta playa ofrece una línea de arena para pasear lo suficientemente extensa como para que nadie nos moleste con “señoritismos”, también goza del agua dulce del Río Almargem donde se podrán bañar sin ningún tipo de problema ayudando a quitar esa salitre tan incómoda para nuestros peludos.

 


 

  • Faro

Parce que la capital no es para nosotros, el acceso a la costa es imposible, todo se hace en barco y nuestra economía deja mucho que desear.

No suele ser usual que un edificio de culto religioso llame mi atención, pero ésta vez la ciudad de Faro tiene un pequeño y curioso atractivo religioso, aunque creo que me atrae el dato macabro del lugar.

Se trata de “A Capela dos Ossos” (Capilla de los huesos), esta capilla fue construida como recordatorio de la mortalidad del terremoto de 1755, con 1250 esqueletos de monjes, exhumados del cementerio más antiguo de Faro, entre ellos se dice que hay uno recubierto completamente de oro…(he revisado cada foto al milímetro y yo digo que no es cierto)
En la puerta contiene una inscripción…
“Pára aquí a considerar que a este estado hás-de chegar”
Algo un poco…macabro, pero curioso de visitar.

Capela dos Ossos
Capela dos Ossos

Después de dar un breve paseo por Faro reanudamos camino en dirección Tavira.

 


 

  • Tavira

Aprovechamos que salimos por la parte norte de Faro y la verdad es que necesitamos cambiar de paisaje,  para ir hasta Pego do Inferno (Caída al Infierno), una cascada perfecta para el baño, localizada en el interior de Tavira.

Aunque su acceso es prácticamente imposible, un tramo que no alcanza el kilómetro nos lleva bordeando el Río hasta la cascada donde el descenso se hará por la pared en un desnivel prácticamente vertical, no apto para personas con poca movilidad o agilidad.

Pego do Inferno
Pego do Inferno

La verdad es que a parte de la belleza de la cascada de unos 3 metros aprox. también cuenta con una curiosa leyenda que hace referencia a su nombre.

Pues parece que según la leyenda local, en este lugar se despeñó un carro tirado por bueyes sin que sobreviviera ninguno. Nunca se recuperó el carro ni los bueyes del fondo del estanque…(he de decir que solo tiene 6 metros de profundidad jajajaj )

Pego do Inferno
Pego do Inferno

Tras pasar una tarde disfrutando del sol y del agua dulce sin excesos de turismo, volvemos a la costa para pasar la noche.

Así terminamos en la increíble playa do Barril, considerada como una de las playas más bonitas del Algarve y jamás diría lo contrario. Desde Pedras D’l Rei sale un pintoresco y pequeño tren que nos ayudará a cruzar la Isla.

 

En nuestro caso usamos la primera hora de la mañana para visitarla con calma .

La característica más sobresaliente de la Praia do Barril es el Cementerio de las Anclas, una oxidada conmemoración de la antigua flota pesquera formada por las anclas utilizadas para pescar atunes, encalladas en las dunas de arena próximas a la playa.

 

Praia do Barril
Praia do Barril

Nos hemos enamorado del lugar.

 


 

 

  • Vila Real de Santo Antonio

Salimos de la costa bordeando la frontera española hacia la frontera del Algarve.

Concretamente a la Reserva Natural do Sapal de Castro Marim donde el Río Guadiana forma una gran marisma que se inunda con el efecto de las mareas del Océano Atlántico.

A lo largo de todo el año es posible observar aves, como las cigüeñas blancas, flamencos y cigüeñuelas que tienen una población muy numerosa y, por ello, se eligió la imagen de estas aves como símbolo de la Reserva.

 

En la imagen podemos ver una parejita de Cigüeñela común, el macho destaca por su cogote negro.

También podemos encontrarnos con los pequeños Chorlitejos patinegros.

Chorlitejo Patinegro
Chorlitejo Patinegro

Un ave muy común en casi todos los humedales y a la vez pasa completamente desapercibido a causa de su tamaño y su plumaje casi camaleónico.

Optamos por conocer la Reserva, de la mejor manera, caminando. ¿Cual fué la sorpresa? A pesar de ir por los senderos que bordeaban las lagunas y salinas, nos encontramos con varias propiedades privadas que nos impidieron el paso resultando absurdo el rodeo a dar. La ruta aún así tiene su cierto encanto.

 

Vemos los Flamencos en fincas privadas con lagunas naturales cerradas al público. Aquí se hace presente la falta de respeto del ser humano por la vida en general.

Las fincas o casas rurales cierran sus terrenos para obligar al turista a contratar sus servicios ya que casi todas las aves están en terrenos privados (apostaría algo que les dan de comer para mantenerlos ahí).

Desencantada por no poder fotografiar ningún flamenco, subimos hasta el Fuerte de Sao Sebastiao donde encontramos un AC para dejar la furgo y ver desde otra perspectiva la Reserva.

Forte de Sao Sebastiao
Forte de Sao Sebastiao

Pasamos una noche tranquila entre los sonidos del ir y venir de las Cigüeñelas y su estrambótico canto.

Nos despertamos con ganas de ponernos en camino al Parque Natural do Vale do Guadiana, y allá que nos vamos.

A %d blogueros les gusta esto: