Como me gustan los Campos de Fútbol, con sus aparcamientos y localizaciones.

En este caso 2 kilómetros escasos del centro de Santander se encuentra el Campo de fútbol municipal de Cueto, un pequeño barrio colindante a Santander.

El aparcamiento situado en su parte trasera se extiende por unos campos de hierba donde podremos escoger el sitio al gusto.

 

 

Sobre el acantilado a mano izquierda, nos encontramos un pequeño tesoro escondido , con su historia….El Panteón del Inglés.

Acostumbrada a las historias de mis costas con El Cementerio de Los Ingleses de Camariñas, con sus piratas y naufragios, no me esperaba la historia de este Panteón.

 

 

 

Un Panteón sin restos humanos y construido por amor ¿Raro Verdad?

Pues en 1889, don amigos galopaban con sus caballos por estos acantilados, José Jackson Veyán, un actor y escritor gaditano y su amigo William Rowland de Inglaterra.

 

Por desgracia el caballo de William se asustó con el ruido de las batidas del mar contra el acantilado y el jinete cayó golpeándose con alguna de las piedras que rodean el Panteón y muriendo en el acto, mientras el caballo caía por el acantilado rodando hacia el mar.

Su cuerpo fue enviado a Inglaterra y su amigo mandó construir este Panteón honrar su muerte.

A mano derecha y caminando unos metros por el sendero en dirección Faro Mayor, también podemos visitar un tramo de costa quebrada denominada Puente del Diablo.

Hace menos de 9 años que el mar terminó por derribar lo que se denominaba puente del diablo, que era una formación rocosa por la que se colaba el mar a forma de puente.

La erosión del mar la creó y la erosión del mar la derribó en el 2010, por lo que esa peculiar belleza ya no existe, pero aún así el sendero hasta el Faro donde encontraremos un pequeño restaurante donde reponer fuerzas tampoco desmerece.

 

Para más información sobre la Comarca de Santander, sus rutas, pernoctas, leyendas e historias, pincha aquí.