Considerado por muchos el pueblo más bonito de Alentejo y llamado como “nido das Aguias“(Nido de las águilas), por estar localizado sobre un alto coronando las llanuras.

 

Todo el pueblo es peatonal y adoquinado y junto con su castillo y sus dos calles se convierten en un lugar especial.

El aparcamiento de encuentra perfectamente situado para visitar tanto el pueblo como la pequeña y desapercibida Ermita de Santa Catalina, construida por los Templarios con el estilo arquitectónico de la Orden del Temple y se cree que se utilizaba para dar cobijo a los viajeros.

Para más información sobre la zona de Évora, pincha aquí.